19.Jun.2017
Cada noche al cerrar la tienda, el responsable de la joyería ejecuta una serie de procedimientos de seguridad.

La medida de protección más eficiente contra el robo, sigue siendo la retirada de todas las joyas de escaparates y vitrinas para depositarlas en cajas fuertes. Disponer de una caja fuerte homolagada es además de obligado cumplimiento.

Una habitación reforzada con paneles de seguridad o una cámara acorazada con acceso protegido mediante contraseña ofrece un nivel de protección todavía superior.

Las ventanas y las puertas de acceso de la tienda, de vidrio blindado o laminada resistente a roturas, tienen que quedar siempre bloqueadas por la noche y conectadas a dispositivos de seguridad como alarmas monitoreadas, cámaras de vigilancia, sensores, detector de rotura, etc. El correcto funcionamiento de estos dispositivos se verifica cada noche al activarse.


De día en las horas de atención al público, la seguridad recae en el personal de la tienda que debe respetar sistematicamente las medidas de protección establecidas.

Durante el día la joyería recibe un tráfico de clientes que puede llegar a dificultar el control sobre el inventario. Es necesario integrar y sistematizar procedimientos de seguridad. Diferentes dispositivos ayudan en estas tareas de control. El más corriente es el típico sistema de campana o de aviso para los empleados, para que sean conscientes cuando alguien entra en la joyería. El sentido común y el saber estar que lleva al dependiente a saludar a los clientes al entrar, hace que estos últimos se sientan bienvenidos y tomen también consciencia de que se tiene en cuenta su presencia. Los empleados siempre cerrarán las vitrinas cuando no están en uso, y nunca depositarán artículos cerca de puertas o ventanas.

Otros dispositivos de seguridad imprescindibles son las cámaras de videovigilancia en el punto de venta, puertas o entradas, y cerca de las cajas fuertes o cámaras acorazadas. Si hablamos de personal, dependiendo del tamaño de la joyería es recomendable tener siempre 2 a 3 empleados atendiendo, y otro efectivo de 1 o 2 empleados dedicados a vigilar accesos a la tienda y garantizar su seguridad, especialmente en fechas de afluencia como Navidades o San Valentín.

Comparta su experiencia en nuestras redes sociales.

  • Seguridad en las joyerías.
    Seguridad en las joyerías.